Responder ante los desastres

Filipinas después del tifón Haiyan:
Programa de emergencia de empleo intensivo que contribuye a la reconstrucción de medios de subsistencia

Alrededor de seis millones de personas se vieron afectadas por el tifón que arrasó Filipinas el viernes, 8 de noviembre de 2013. De estas, 2,6 millones de mujeres y hombres se encontraban ya en situación de trabajo vulnerable y vivían cerca del umbral de la pobreza o por debajo de este incluso antes del paso del Haiyan.

Gran parte de las infraestructuras para la subsistencia tales como carreteras, lugares de desembarque para embarcaciones de pesca y sistemas de riego de los campos fueron destruidas o bloqueadas por los escombros y requerían reconstrucción o rehabilitación.
Desde el primer día, ha habido equipos de la OIT en el terreno, dando apoyo para el empleo de emergencia y ayudando a las comunidades damnificadas para una mejor reconstrucción.

El día que el Haiyan arrasó, Evangeline Tiozon y su familia lo perdieron todo. Sin embargo, desde entonces, ella ha sido una de las beneficiarias de los programas de emergencia para el empleo, establecidos por el Ministerio Empleo y Seguridad Social, con el apoyo de la OIT. Gracias al dinero que obtuvo a través de este programa, Evangeline ha conseguido reconstruir su vida poco a poco. Ahora, está considerando la idea de poner en marcha de nuevo un pequeño negocio.

Los programas de dos semanas de duración proporcionaron no solo un trabajo sino trabajo decente con una garantía de salario mínimo, herramientas e indumentaria de protección, así como contribuciones sanitarias y de seguridad social. A algunos de los participantes del programa se les ofreció a continuación formación sobre competencias o asesoramiento que les permita montar una empresa.

La OIT se concentra en oportunidades de empleo que contribuyan a la reconstrucción de las infraestructuras de la comunidad. Ayuda también a crear empleo y a desarrollar competencias para facilitar la construcción de refugios de emergencia y para extender la protección social a quienes se ocupan de dicho trabajo, incluidos un salario mínimo y un seguro sanitario y de accidentes.

Hacer más segura la industria de la confección en Bangladesh

El 24 de abril de 2013, 1.129 trabajadores murieron en el colapso del edificio de varios pisos de fábricas Rana Plaza. La OIT demostró su relevancia y su papel clave respondiendo de modo inmediato ante la tragedia. La OIT apoyó el Plan de acción tripartito nacional sobre seguridad contra incendios e integridad estructural, que tenía como objetivo mejorar las condiciones de trabajo en el sector de la confección. Ya se están implementando los elementos clave, incluidos evaluaciones de la seguridad de las construcciones y contra incendios, inspecciones del trabajo y formación sobre seguridad y salud en el trabajo, rehabilitación y competencias. Se desarrolló un acuerdo sobre seguridad de las construcciones y contra incendios en Bangladesh junto con alrededor de 30 marcas de ropa y se han inspeccionado 200 fábricas. La OIT representa un presidente neutral para un “Acuerdo” entre más de 150 marcas internacionales y los minoristas con los proveedores de Bangladesh y los sindicatos IndustriALL y UNI Global, que cubre 1.639 de las 3.498 fábricas de Bangladesh en las que se fabrica ropa para su exportación.

Una voz

Egipto

Ahma Refaat, un sindicalista de El Cairo, ha luchado por la justicia social durante décadas.

Continuar leyendo

Una voz

Bolivia

La OIT ha prestado su apoyo en campañas de sensibilización, tales como la organización de ferias dominicales...

Continuar leyendo

Una voz

Bangladesh

Minu Aktar fue una de las víctimas del colapso del edificio Rana Plaza de Bangladesh de 2013 y sobrevivió...

Continuar leyendo

Artistas, activistas y atletas hacen equipo junto con la OIT, ¡tú también puedes!

www.ilo.org/artworks