Resultados pero también retos

Esta publicación presenta una muestra de resultados mensurables, historias de éxito y buenas prácticas de la OIT del bienio 2012-2013.

No obstante, también las deficiencias detectadas en el meta-análisis de 2013 a partir de las evaluaciones de los proyectos proporcionan información útil. La OIT se encuentra ante retos significativos, tanto a nivel interno como externo, entre los cuales se incluyen los siguientes:

Internos

  • Ampliar las intervenciones y designar programas más amplios y más integrados mediante el uso de recursos comunes, todo ello en plazos realistas. Esto llevaría a un diseño de programas más coherente con mayor atención a las prioridades para la obtención de resultados duraderos.
  • Desarrollar modos simples de utilización de las herramientas y productos principales para que puedan alcanzar una mayor audiencia y expandir el alcance en un periodo de tiempo más breve.
  • Reforzar la aplicación de la gestión basada en resultados (GBR). Los Programas de Trabajo Decente por País deberían ser evaluados y orientados hacia la GBR, lo cual requiere un impulso del monitoreo del rendimiento mediante una recopilación sistemática de datos de base y una mayor integración de indicadores en la gestión operativa de los programas de cooperación técnica.
  • Salvar las brechas de capacidad para facilitar el compromiso de la OIT con países y mandantes a medio y largo plazo con el fin de alcanzar resultados sostenibles. Es esencial realizar un análisis inicial de las necesidades particulares de los servicios del país.
  • Crear mejores sistemas de planificación y mejores métodos de trabajo lo que incluye, entre otras cosas, una planificación a medio y largo plazo.
  • Desarrollar un sistema de gestión del conocimiento efectivo que lleve a la prestación de servicios de calidad, puntuales y pertinentes.
  • Crear una nueva estrategia de cooperación técnica que esté en línea con las nuevas realidades de la cooperación al desarrollo.

Externos

  • Reforzar la capacidad de los mandantes para la promoción del liderazgo y la participación efectiva y poder así caminar hacia una identificación aún mayor.
  • Ofrecer servicios competitivos que vayan desde el asesoramiento sobre políticas, estrategias y programas hasta el apoyo a marcos legales y construcción de capacidad institucional, con el fin de mejorar la marca de la OIT y elevar el perfil de apoyo de la OIT en los países.
  • Integrar mejor las prioridades de los PTDPs en los Marcos de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUDs) y de las Estrategias de Reducción de la Pobreza. Mejorar el intercambio de conocimiento y expandir las alianzas representan elementos estratégicos necesarios para garantizar que la Agenda de Trabajo Decente se ponga en práctica en todas partes.