Dar voz y derechos a los trabajadores domésticos

Hay por lo menos 53 millones de trabajadores domésticos en todo el mundo, 83 por ciento de los cuales son mujeres. En América Latina y el Caribe aproximadamente 17 millones de mujeres son trabajadoras domésticas. El 78 por ciento forma parte de la economía informal.

De alguna manera, la gente piensa que, dado que el trabajo doméstico se produce en hogares privados, no forma parte de la política pública. Es necesario cambiar de mentalidad, ese es el primer paso.

Guy Ryder, Director General de la OIT

Red de Mujeres Latinoamericanas

La región es pionera en la ratificación del Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (n˚ 189). Uruguay fue el primer país en ratificarlo, seguido de Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, Nicaragua y Paraguay. En Uruguay la OIT aportó sus comentarios técnicos durante encuentros parlamentarios y trabajó con el Comité tripartito de igualdad de oportunidades. En Brasil la OIT facilitó el diálogo entre mandantes y otras partes interesadas, lo cual contribuyó a la promulgación de una reforma constitucional que establecía igualdad de derechos laborales para los trabajadores domésticos. En Argentina una nueva ley definió los derechos de los trabajadores domésticos en el trabajo, incluido el pago de horas extra, la baja por enfermedad y la baja por maternidad.

En el Caribe, la OIT prestó su apoyo a las redes regionales de trabajadores domésticos. Dentro de la Comunidad Caribe se lanzó la Red de trabajadores domésticos del Caribe. La red contribuyó a la ratificación del convenio en Guyana; la formación de una sección de trabajadores domésticos en el sindicato de Trabajo y Comercio de Antigua y Barbuda, que ofrece sus servicios a trabajadores domésticos locales y migrantes; y el establecimiento de un servicio de información de autoayuda para trabajadores domésticos en Guyana.