Transición de la economía informal a la formal

La magnitud y persistencia del fenómeno de la economía informal en América Latina y el Caribe preocupa a los gobiernos, a los trabajadores y a los empleadores de la región.

El 47,7 por ciento de la mano de obra en zonas urbanas, que representa en América Latina y el Caribe 130 millones de trabajadores, es informal.

A pesar de que el reto sigue siendo desalentador, los recientes progresos obtenidos en muchos países demuestran que es posible llegar a un cambio significativo. En junio de 2013 la OIT comenzó su apoyo a gobiernos e interlocutores sociales para facilitar la transición de la economía informal a la economía formal. En los primeros seis meses la OIT aportó diez documentos para mejorar el conocimiento de base sobre la formalización en los que se trataba de políticas recientes implementadas en diferentes países, un estudio específico sobre las PYME y un análisis comparativo sobre sistemas de inspección del trabajo, de legislación y fiscales. El programa proporcionaba también asistencia técnica a responsables políticos de Argentina, Colombia, República Dominicana, México y Perú. Las organizaciones de trabajadores y de empleadores fueron reforzadas para posibilitar su protagonismo en este esfuerzo hacia la formalización de la región.

En Honduras el Consejo Económico y Social tripartito emprendió un diálogo nacional sobre transición a la economía formal, centrado en las PYME y en la extensión de planes de protección social. En Honduras y El Salvador existen propuestas de reforma del marco legal de los trabajadores autónomos.

.