Reforzar la administración laboral y la inspección del trabajo para alcanzar el objetivo del trabajo decente

Una administración laboral y un sistema de inspección del trabajo que funcionan son un prerrequisito institucional para alcanzar el objetivo de trabajo decente y conforman un sistema que requiere apoyo, construcción de capacidad y servicios de asesoramiento.

En Paraguay la OIT apoyó la creación de un nuevo Ministerio de Trabajo en 2013, tal y como había hecho previamente en Colombia. Apoyó, además, el fortalecimiento de los servicios de inspección del trabajo de muchos países de la región, mejorando, incluso, la planificación de la inspección y a través de los seguimientos computarizados de algunos casos en Costa Rica y la adopción de mecanismos para inspección preventiva en Honduras.

En Perú se reforzaron las capacidades en materia de inspección del trabajo para abordar el trabajo infantil, el trabajo forzoso, la trata de personas y la seguridad y salud en el trabajo, incluso en la economía informal.

En México el sector azucarero mejoró sus condiciones laborales, su productividad y el acceso de los trabajadores al diálogo social. Unas 14 empresas de este sector han adoptado un sistema de salarios flexible basado en la productividad y las competencias, que reconoce la contribución de los trabajadores a la mejora de las condiciones de trabajo y la productividad. Se desarrolló un nuevo protocolo de inspección para el sector con la participación de los trabajadores que, hasta ahora, se ha aplicado en 27 azucareras, la mitad de la industria total del país.