Egypt

Una voz

Ahma Refaat, un sindicalista de El Cairo, ha luchado por la justicia social durante décadas.

La primera vez que fui arrestado fue en 1977, durante una protesta contra el aumento del precio del pan, bajo la presidencia de Anwar Sadat.

Desde entonces, Refaat ha sido arrestado una cantidad innumerable de veces, la más reciente durante las protestas del 25 de enero de 2011, que marcaron el comienzo del primer gobierno democráticamente elegido de Egipto.

Uno de los objetivos de las protestas masivas era la formación de la Federación Egipcia de Sindicatos Independientes, para terminar con un monopolio del Estado del movimiento sindical que duraba sesenta años. Desde entonces, han surgido sindicatos más independientes.

Pero la revolución aún no ha terminado para Refaat y otros activistas: no habrá terminado hasta que trabajadores, empleadores y la sociedad civil queden implicados en el proceso de elaboración de políticas.

Deben cesar las restricciones que sufren los sindicatos y se debe aspirar seriamente al diálogo social si queremos hacer de Egipto un lugar para todos los egipcios.