África

El crecimiento económico de África subsahariana ha sido consistente durante muchos años, con un crecimiento medio del PIB del 5 por ciento. Sin embargo, no ha sido inclusivo y no ha estado acompañado de creación de empleo. La población africana crece más rápidamente que en cualquier otro lugar, por lo que la necesidad de proporcionar oportunidades de trabajo decente para los trabajadores que se suman al mercado de trabajo resulta particularmente acuciante.

Durante los dos últimos años, la OIT ha dado prioridad a la promoción del trabajo decente, en particular para los jóvenes. Además, se ha dado una atención mayor al respeto de los derechos fundamentales en el trabajo, a la implementación de políticas de migración, a las capacidades en el sector rural y en las pequeñas y medianas empresas (PYME) y a hacer de los pisos de protección social una realidad en África.