Trabajo decente: Una necesidad apremiante, un objetivo global

El trabajo decente es la vía principal para salir de la pobreza hacia una vida mejor. El trabajo decente para todas las mujeres y todos los hombres asegura la inclusión y la dignidad social ya que el mundo del trabajo tiene un papel fundamental en el progreso económico y social y en la estabilidad política de cualquier lugar del mundo.

El trabajo decente es una fuente de dignidad personal, de estabilidad familiar y de paz para la comunidad. Inspira a las democracias que se entregan a sus pueblos y alimenta el crecimiento económico que expande las oportunidades de empleo productivo así como el desarrollo empresarial.

La experiencia muestra que el crecimiento económico en sí mismo no es suficiente. Debemos hacer más para empoderar a los individuos mediante el trabajo decente, brindarles apoyo a través de la protección social, y velar por que se escuchen las voces de los pobres y los marginados. Mientras seguimos procurando alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y definir una agenda para el desarrollo después de 2015, hagamos que la justicia social constituya un elemento central para lograr un crecimiento equitativo y sostenible para todos y todas.

Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon
Mensaje con motivo del Día Mundial de la Justicia Social, 20 de febrero de 2014

El trabajo decente refleja las prioridades de la agenda social, económica y política de los países y del sistema internacional. En un periodo de tiempo relativamente breve, este concepto ha forjado un consenso internacional entre gobiernos, empleadores, trabajadores y la sociedad civil sobre el hecho de que el empleo productivo y el trabajo decente representan elementos fundamentales para lograr una globalización justa, la reducción de la pobreza y para alcanzar un desarrollo equitativo, inclusivo y sostenible.

Visión general sobre las tendencias del empleo

  • El número de desempleados a nivel mundial aumentó en 5 millones en 2013 hasta alcanzar los 202 millones, una tasa de desempleo del 6 por ciento.
  • El desempleo ha aumentado en unos 28 millones de personas desde el comienzo de la crisis en 2008.
  • Unos 23 millones de trabajadores han abandonado el mercado de trabajo.
  • Se espera que el número de personas en busca de empleo aumente en más de 13 millones de aquí a 2018.
  • Unos 74,5 millones de personas entre 15 y 24 años estaban desempleadas en 2013, un 13,1 por ciento de tasa de desempleo juvenil.
  • En torno a 839 millones de trabajadores vivían con sus familias con menos de 2 dólares EEUU al día en 2013.
  • En torno a 375 millones de trabajadores vivían con sus familias con menos de 1,25 dólares EEUU al día en 2013.
  • En los próximos quince años serán necesarios unos 470 millones de nuevos puestos de trabajo.
Fuente: Tendencias mundiales del empleo 2014 de la OIT. www.ilo.org/get2014