Promover el empleo, proteger a la gente

El enfoque de la OIT sobre desarrollo económico y social basado en los derechos

La OIT adopta un enfoque del desarrollo económico y social sostenible y basado en los derechos y en las normas internacionales del trabajo para afrontar las causas de raíz de las carencias, en términos de trabajo decente. Esto sitúa a la OIT en una posición ideal para empoderar a la gente, para formular políticas dirigidas al aumento de la productividad y la facilitación del acceso al empleo y para promover los derechos humanos y erradicar los abusos contra dichos derechos en numerosos ámbitos tales como el trabajo infantil, el trabajo forzoso y el trabajo doméstico.

Las actividades de la OIT en estas áreas han beneficiado a millones de personas de comunidades de todo el mundo. La OIT ha contribuido a la liberación de decenas de miles de trabajadores forzosos; ha mejorado los modos de vida de cientos de millones de personas de todo el mundo previniendo el trabajo infantil; y ha asistido a alrededor de un millón de trabajadores portadores de VIH para garantizarles un trato igualitario en el lugar de trabajo.

Se han creado empleos mediante planes de desarrollo empresarial y planes de alto coeficiente de empleo, se han revisado legislaciones laborales con el fin de asegurar una mayor protección y más derechos para los trabajadores al mismo tiempo que se mantenía la competitividad y se han establecido instituciones para facilitar el diálogo entre gobiernos, empleadores y trabajadores y evitar así costosas disputas laborales.